Sin 14 no hay fútbol

“Tendríamos que estar aquí toda la noche para poder explicártelo. Un equipo que no tiene el balón, que no quiere el balón, que no gana los duelos, que no gana las segundas jugadas, que regala muchas cosas… Nos ha faltado todo” (…) “Hay que trabajar. Tenemos que trabajar desde el minuto 1 hasta el 90, no desde el 30, no desde el 60 ya no estoy…”.

Esas líneas, que de no saberlo bien se podrían atribuir a Mourinho o al Van Gaal de los grandes momentos, son en realidad de José María Gutiérrez, entrenador de la UD Almería. Resulta interesante la diferencia en diversos ámbitos entre el Guti jugador, y el José María Gutiérrez entrenador. A saber, el gusto por el balón, por pedirlo, siempre ha estado perenne en las botas del torrejonero, quien ha regalado en el Bernabéu y fuera del mismo momentos deliciosos y mágicos al alcance de poquitos futbolistas. Pero ojo, que no estamos hablando de un Guti que, a pesar de estar en el foco de la ira de muchos no fuese querido. Se tiró quince años en la primera plantilla del Real Madrid C.F., cosa nada fácil.

Quizás te interese el rebrand que hice del SSC Napoli.

¡Míralo aquí!

De sus botas nacieron en la grada tantos “olés” como improperios hacia su persona, y no solo hablamos de la grada madridista, si no de la rival también. Desquiciaba a propios y extraños con un juego tan bello que los rivales aplaudían de pie, y se le pedía tanto también que cualquier atisbo de juego plausible por su persona se tornaba en un sentimiento de “¿si es capaz de hacerlo una vez porque no lo hace siempre?” en la grada madridista.

Es difícil para un jugador que acariciaba el balón con la delicadeza de quien toca un jarrón de porcelana ver jugar a su equipo sin el mismo trato al balón, y eso es comprensible. Pero José María, no puedes pedir peras al olmo. Al UD Almería no le falta calidad, ni muchísimo menos… de hecho casi aseguro que en las quinielas de todos aquellos que amamos el fútbol está entre los ascendidos para la próxima campaña, pero es que hay cosas que no se pueden tocar, como su recuerdo en un campo de fútbol.

El UD Almería está jugando bien: compacto, serio en la mayoría de los partidos y con un trato decente del esférico. Además ha recibido ciertas incorporaciones invernales que animan aun más a pensar que el camino que está recorriendo acabe en el destino deseado.

Pero bueno, repasar a Guti es hablar del pase como tal. Desde 50 metros o a dos, y quitándose de en medio a 5 defensas o cambiando la banda para desestabilizar la basculación rival. Sea como fuere, cada vez que en un partido Guti salía en el minuto 75, los rivales temblaban ante ese sibilino pase que se desharía de su férrea línea y llegaría al pie del delantero únicamente para empujarla. Ronaldo, Raúl, Van Nistelrooy, Morientes, Benzema, Mijatović e Higuain son solo algunos de los nombres que han tenido la suerte de jugar en el área rival y recibir milimétricos pases de Guti.

Amigo mío, puedes hacer con el UD Almería lo que quieras, y lo puedes llevar a tu estilo de juego, o lo más cercano posible; pero ten en cuenta que como tú no creo que entrenes a muchos jugadores durante tu (espero fructífera y larga) etapa como entrenador. Es complicado ya de por sí verlo en los grandes clubes del momento… aunque bueno, de mediapuntas y jugadores con pedigrí ya hablaré otro día.

Al fin y al cabo, José María, Guti, la mayoría de los mortales ante el portero disparamos a puerta, solo cuatro genios locos por ahí perdidos darían un taconazo atrás.